sábado, 15 de abril de 2017

Los planes para cubrir el estudio de sus hijos

La educación universitaria es un tema primordial para los padres de familia. En Colombia el promedio de edad para que los jóvenes empiecen su carrera profesional es de 18 años, y uno de los principales indicadores para poder acceder a ella es la financiación. Es por esto que usted se ve en la necesidad de evaluar las alternativas que hay para costear la universidad.

Dentro de estas opciones están los créditos, en los que una de las entidades líderes en el sector es el Icetex, que reportó tan sólo en  2016 la adjudicación de más de 90.000 créditos, los cuales, superaron $300.000 millones. Sin embargo, no es la única alternativa, pues el ahorro y no pagar la matrícula el mismo año en el que empiezan las clases es una forma de asegurar la educación superior de sus hijos.
Esto se puede hacer por medio de dos compañías en el país que ofrecen pólizas para la educación con el fin de que en el momento en el que un jóven salga del bachillerato su única preocupación sea un buen rendimiento académico. Aquí usted debe elegir cuánto puede costar la carrera y pagarla en plazos de hasta seis años. Es decir que si su hijo tiene por lo menos un año de edad, puede empezar a programar pagos que dependen del valor de las matrículas.
Por ejemplo, una carrera que es de diez semestres cada uno por $10 millones, tendría la opción de pagar este dinero en cuotas mensuales de 72 meses con la seguridad que en el momento en el que el niño entre a la educación superior no pagará más de lo que ya hizo, así la matrícula haya subido. 
Para acceder a estos servicios, de un lado está Global, la aseguradora cuenta con planes que le ofrecen la oportunidad de invertir en la educación desde básica hasta superior. 
Esta póliza universitaria se caracteriza por tener pagos a cinco años, en los que la cuota inicial para entrar en el plan es de 5% si se es asalariado, o 10% si es independiente.  
En el caso de Global también este servicio la de la opción de que así como puede pagar la carrera por completo, puede hacerlo tan solo por algunos semestres, es decir que está la opción de pagar mitad de la universidad cuando su hijo es un niño, y retomar los pagos años más tarde.  
Del lado de Mapfre, en esta firma entre menos edad tenga el niño es mucho mejor, pues puede obtener más años de plazo ya que siendo más pequeño tiene más tiempo de espera hasta que entre a la universidad. 
Si está pensando en acceder al servicio, debe tener en cuenta que para una universidad de $10 millones en promedio por semestre, la cuota inicial es de 10%. La diferencia entre los servicios es que aquí si la persona que está pagando pierde la capacidad adquisitiva, la compañía regresa el dinero, es decir que no pierde la inversión.
“Estos créditos parecen desconocidos pero cada vez más personas que se proyectan con el ahorro encuentran las ventajas de los servicios de este tipo, especialmente porque son dineros que van a quedar blindados, es decir que si por algún motivo quien paga el dinero pasa por problemas como embargo de capitales, esto no puede tocarlo ninguna entidad financiera”, agregó el gerente de seguros familiares de Pólizas y AS Group, Santiago Murcia.  
Llama la atención que los últimos reportes de Fasecolda dan cuenta que la popularidad de estos portafolios es más alta de lo que se cree, hoy en día hay 32.000 pólizas para estudio vigentes por lo que cada año estos métodos de pagos universitarios equivalen al 14% de los estudiantes matriculados en una institución de educación superior. 
El sector asegurador reconoció que en 2016 se reportaron $181.000 millones en el pago de estas primas, cifra que depende del interés de los padres en programar los pagos de sus hijos aún desde que son bebés. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario