martes, 17 de julio de 2018

Por qué es importante que los niños aprendan matemáticas desde la guardería

 

Aquellos que se sienten fascinados pero también intimidados por las matemáticas deben saber que no están solos. 

Las matemáticas son como las enfermedades infantiles: cuanto antes se "contraigan", mejor.


Así lo consideraba el científico alemán del siglo XIX Arnold Sommerfeld.

Sus palabras parecen precursoras de una corriente que cobra cada vez más relevancia en Estados Unidos y que aboga por una enseñanza temprana de las matemáticas.


"Se puede empezar tan temprano como a los 2 o 3 años de edad", opina Deborah Stipek, profesora de la Universidad de Stanford, California.

Aquellos que se sienten fascinados pero también intimidados por las matemáticas deben saber que no están solos. El fenómeno ha sido estudiado y tiene incluso un nombre: ansiedad hacia las matemáticas.

"Esta ansiedad matemática es bastante común, al menos en Estados Unidos", expone Stipek, "algunos dicen que parte de esa ansiedad proviene de cómo se enseñan".

 

La presión por hallar la respuesta correcta puede conducir a un rechazo inicial y una posterior ansiedad matemática. 

Si bien la profesora advierte que no hay una teoría científica que explique qué tipo de educación fomenta una mayor ansiedad matemática, en su opinión hay dos factores que nos pueden distanciar de esta ciencia desde la escuela:
la tendencia de la enseñanza a poner el énfasis en alcanzar la respuesta correcta, considerando además que solo hay una solución válida.
la creencia de que las matemáticas es algo para lo que eres bueno o no lo eres. Y si no lo eres, no puedes hacer mucho por cambiarlo.
Eliminando diferencias

Estos planteamientos necesitan ser revisados, defiende Stipek, que dirige en Stanford el programa Desarrollo e Investigación en Educación Temprana de Matemáticas.

"No creo que haya ninguna prueba que demuestre que se nace siendo bueno en matemáticas", dice la profesora, "lo que sí sabemos es que se puede sentar una base muy sólida en la infancia temprana de la que los niños se beneficiarán cuando crezcan".

La ansiedad por las matemáticas es bastante común, al menos en EE.UU., y algunos dicen que parte de esa ansiedad proviene de cómo se enseñan".
Deborah Stipek, Universidad de Stanford 

La brecha de aptitudes entre niños de distintos entornos es grande en Estados Unidos.

"La diferencia de nivel en alfabetización y matemáticas existe incluso antes de que los pequeños entren en el jardín de infancia", indica Stipek.

"Tenemos niños de familias de bajos recursos que llegan a la guardería con un conocimiento mucho más pobre de los números básicos, por ejemplo, que los niños de familias de clase media o adineradas.

"Una de las razones por las que abogamos por la enseñanza temprana de las matemáticas es el poder darles a todos los niños una oportunidad equitativa para aprovechar el currículo escolar".

 

Desde el programa Desarrollo e Investigación en Educación Temprana de Matemáticas, la profesora Deborah Stipek y sus colaboradores trabajan por la enseñanza de las matemáticas desde la guardería. 
Impacto en otros ámbitos

La importancia de las matemáticas no se reduce a la disciplina en sí, se extiende a otros campos.

"Desde luego las matemáticas son importantes para la física y muchas otras asignaturas de ciencias e ingeniería, es parte de esas disciplinas", señala Stipek.

"Pero también están altamente relacionadas con el aprendizaje posterior. No sabemos cuál es la relación causal, pero los niños que llegan a la escuela con habilidades matemáticas relativamente buenas tienden a tener mejores resultados".

"Una de las cosas que las matemáticas aportan es que te enseñan a pensar con lógica y deducción. Las matemáticas nos ayudan a desarrollar más capacidades cognitivas de las que son obvias", agrega.
Prioridad de la lectura

Dados todos estos beneficios, cabe preguntarse por qué los adultos no prestamos tanta atención a las matemáticas como a otras actividades que hacemos con los niños.

Los expertos coinciden en que se le suele dar más importancia a la alfabetización y la lectura, relegando las matemáticas a un momento posterior de la educación.

 
El énfasis en las respuestas correctas puede derivar en un alejamiento del niño respecto a las matemáticas. 

"Cuando hablamos de la lectura, hay una percepción casi intuitiva de que es muy importante tener habilidades lectoras porque todo depende de eso, incluidas las matemáticas. Saber leer es importante para todo lo demás y por eso se pone tanto énfasis", razona Stipek.

Pero la profesora observa otras posibilidades, como por ejemplo que los padres no sepan matemáticas o no se sientan cómodos con ellas o que los maestros de preescolar tampoco las dominen bien. 

"Muchos de los maestros que deciden dar clases a los más pequeños lo hacen para no tener que impartir clases de matemáticas", apunta Stipek.

"Y desde el sistema educativo, nadie les ha dicho a estos maestros, al menos no hasta hace relativamente poco tiempo, que es importante enseñar matemáticas".
Aprender jugando

Imaginar a niños de 2 o 3 años aprendiendo a hacer cuentas puede sorprender a más de uno, pero lo que sugieren quienes recomiendan su enseñanza temprana es que se plantee como una diversión.

 

La enseñanza de las matemáticas no tiene por qué ser aburrida. 

Se puede jugar a contar los dedos de los pies o pedirle al niño que cuente los cubiertos para la cena o las naranjas que se meten en la cesta en el supermercado.

"Hay muchas maneras en las que los padres pueden integrar las matemáticas en su lenguaje del día a día con los niños de forma muy natural", sostiene Stipek.

"Desde nuestro programa estamos trabajando duro para hacerle saber a la gente que los niños pueden aprender matemáticas a edades muy tempranas y que les gusta hacerlo si es de forma divertida".

Y concluye: "Esto puede ayudar a crear una sólida base en matemáticas para que, en el futuro, los niños no terminen como esas otras personas de las que hablábamos que padecen ansiedad matemática".

lunes, 16 de julio de 2018

Para qué se usa el número Pi?

Y no es solo para calcular el perímetro o área de un círculo

 
Cada 14 de marzo es el Día Nacional de Pi en Estados Unidos, un país donde primero se escribe el mes y luego el día, o sea, 3/14. 

El número Pi, representado con la letra griega π, es la constante matemática más famosa de la historia. 

Tal es así que desde 2009 tiene su propia celebración oficial: por decisión de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, cada 14 de marzo el país festeja el Día Nacional de Pi.

Lejos de ser una elección caprichosa, la fecha toma la manera en que se escribe el día y mes en EE.UU. (3/14), y juega con la unidad y dos decimales de Pi (3,14).


De hecho, el primero en celebrar este día fue el físico estadounidense Larry Shaw hace 30 años.

Tal como se enseña en la escuela, Pi es el número que se obtiene al dividir la longitud de una circunferencia por su diámetro.

Por eso, muchos lo asocian exclusivamente a la geometría, más específicamente, al cálculo del perímetro y área de un círculo. 

Pero Pi es mucho más que eso. 

"Pi es un número increíblemente importante", le explicó a la BBC el matemático Chris Budd de la Universidad de Bath, en Reino Unido.

 

Google celebró los 30 años del Día de Pi con un doodle gastronómico, jugando con cómo se pronuncia en inglés la letra griega y la palabra "pastel". (Imagen: Google) 

"Suelo decirles a mis alumnos que si esta fórmula no les maravilla, entonces no tienen alma". 

Si bien puede ser redondeado como 3,141592, Pi es un "número irracional", es decir, tiene infinita cantidad de dígitos que se prolongan tras la coma, sin jamás repetir un mismo patrón.

La sola ambición de lograr el valor de Pi más exacto posible ha llevado al desarrollo de nuevos conceptos matemáticos como los algoritmos iterativos y los límites. 

No obstante, esta constante tiene aplicaciones prácticas en áreas tan distintas como la ingeniería, física y cosmología.

Es posible usar Pi para describir la geometría del mundo"
Chris Budd, matemático de la Universidad de Bath, Reino Unido 

Para celebrar el Día de Pi, en BBC Mundo te contamos tres usos de esta constante en elementos de tu vida cotidiana. 
1. En el celular

En una publicación educativa de Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, por sus siglas en inglés), el matemático estadounidense David H. Bailey explica que Pi tiene un rol predominante en la fórmula de la transformada de Fourier, una herramienta matemática que sirve para descomponer una señal en sus frecuencias constitutivas. 

"Tu teléfono móvil hace una transformada de Fourier cuando se comunica con la torre de celular local", escribe Bailey. 

"Incluso tu oído realiza una transformada de Fourier (aunque no mediante computación digital) cuando distingue sonidos de diferentes tono o cuando reconoce la voz de un amigo", agrega. 

Según la leyenda, el galés William Jones usó "π" para representar esta constante a principios del siglo XVIII por ser la primera letra de "periferia" y "perímetro" en griego. 

Esta herramienta también es crucial en la conversión de voz a texto de los asistentes de voz, explicó Glen Whitney, fundador y director del Museo Nacional de Matemáticas de Nueva York, a la revista Smithsonian. 

"Cuando usas Siri o Google Now uno de los primeros pasos (del software) consiste en tomar tu voz y hacer una transformada de Fourier", afirmó el matemático. 
2. En el GPS

"Es posible usar Pi para describir la geometría del mundo", dijo Chris Budd a la BBC. Su frase no es solo metafórica, sino también literal.

En palabras del matemático, es importante "calcular Pi con una precisión muy alta para que tecnología moderna como el GPS funcione".

"Al ubicarte en un mapa, en la mayoría de los métodos Pi es parte del cálculo", explica el Consejo Nacional de Docentes de Matemáticas (NCTM, por sus siglas en inglés) de EE.UU.

Pero no solo funciona para un simple GPS de automóvil.

 
Pi es un número irracional, es decir, sus decimales jamás terminan y nunca se vuelven repetitivos. 

"Cuando los aviones vuelan grandes distancias, lo que en realidad están haciendo es recorrer el arco de un círculo. La ruta debe calcularse como tal para medir con precisión el uso de combustible", por ejemplo, agrega el NCTM.

Pi incluso aparece en cálculos de navegación fuera de la Tierra. La NASA, por ejemplo, toma 16 dígitos (3,1415926535897932) para conseguir la precisión deseada en su "GPS espacial", según un artículo publicado en la revista Scientific American.
3. En el reloj

No solo la tecnología actual utiliza esta constante matemática. También se la puede encontrar en un elemento típico de las casas de los abuelos: los relojes de péndulo.

La fórmula del tiempo que le toma a un péndulo oscilar de un lado a otro está basada en Pi, por lo que los diseñadores de este tipo de relojes deben hacer un cálculo matemático en el momento de crearlos. 

En un artículo publicado en la revista Wired en 2013, Rhett Allain, docente de física de la Universidad del Sudeste de Luisiana, en EE.UU., dice que "Pi es casi mágico": "Simplemente aparece en lugares que no esperarías".

domingo, 15 de julio de 2018

Sophie Germain, la extraordinaria matemática francesa que tuvo que mentir para que la tomaran en serio (y la ciencia se lo agradece)

 
Retrato de Sophie Germain (Dominio público). 

La vida de la adolescente francesa Marie-Sophie Germain quedó marcada para siempre cuando leyó el siguiente relato: 

"¡Capturen a Arquímedes!", esa fue la orden dada a los soldados romanos cuando entraron en Siracusa, en la Magna Grecia. 

El general Marcelo había ordenado que el matemático fuese llevado ante él.


Pero hubo un soldado a quien no le llegó esa instrucción. 

Irrumpió en la casa del extraordinario genio y lo encontró totalmente absorto en un problema de geometría. 

Arquímedes estaba haciendo unos dibujos en el suelo y ni se percató de lo que ocurría.
 
Derechos de autor de la imagenGetty ImagesImage caption Esta ilustración se llama: "La última hora de Arquímedes". 

Se volteó hacia el soldado y le dijo: "No toques mis círculos".

El soldado sacó su espada y lo mató. 

Era el año 212 a.C. 
La fascinación

En plena Revolución Francesa, Germain encontró refugio en la biblioteca de su padre. 

Tenía 13 años cuando supo cómo había sido el fin del hombre cuya muerte significó el ocaso de la edad de oro de la matemática griega.

 
Ilustración de la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789 (Hulton Archive/Getty Images). 

"Quedó tan impactada con esa historia que decidió que también quería ser matemática", cuentan en una biografía sobre Germain los profesores John Joshep O'Connor y Edmund Frederick Robertson, de la Universidad St. Andrews, en Reino Unido.

A la joven, nacida en 1776, le sorprendió profundamente ver cómo las matemáticas podían llegar a abstraer a alguien como lo habían hecho con el genio griego, de quien también se cuenta que sus criados tenían que recordarle que comiera y tomara agua. 
La autodidacta

Germain era autodidacta y aprendió latín y griego por su cuenta.

 
En varios países de Europa, durante el siglo XVIII y XIX a las mujeres no se les permitía inscribirse en las universidades para seguir carreras científicas. 

En la noche, mientras sus padres dormían, se adentraba en los clásicos de las matemáticas. 

Lo hacía entre las cobijas y a veces sus padres apagaban el fuego y le confiscaban las velas e incluso la ropa en un intento por apartarla de los libros. 

Pero no pudieron y tuvieron que ceder, y la ayudaron a estudiar por su cuenta porque en su época las mujeres no podían seguir una carrera científica en la universidad.

Y cuando conseguían tutores particulares, estos "se negaban a tomarla en serio", cuenta el autor Simon Singh en un artículo que le dedicó a Germain.
El señor LeBlanc

Cuando cumplió 18 años, Germain tuvo acceso a unos apuntes de las clases que el eminente profesor Joseph-Louis Lagrange impartía en la Escuela Politécnica de París. 

Los estudió cuidadosamente y dio un paso inédito: al final del curso le envió un trabajo académico al docente francés y lo firmó con el seudónimo de Monsieur Antoine-August LeBlanc, quien había sido un antiguo alumno de esa institución y había abandonado la ciudad.

 
decidió escribir a uno de los matemáticos eruditos de la época: Joseph-Louis Lagrange (Ilustración genérica extraída del libro de "The Family Friend", Londres, 1880). 

"El profesor estaba muy impresionado porque este estudiante, que no era muy bueno, de repente estaba presentando respuestas extraordinarias y se preguntaba qué había pasado para que se diera semejante transformación. Decidió invitarlo para que hablara sobre sus ideas", le cuenta a BBC Mundo Marcus du Sautoy, autor y profesor de matemáticas de la Universidad de Oxford.

Cuando descubrió que "M LeBlanc" era una mujer, su respeto y admiración por su trabajo quedó intacto y se convirtió en una especie de mentor para ella y ella en una colaboradora a distancia para él. 

"Legendre incluyó algunos de sus descubrimientos en un suplemento de la segunda edición de su libro Théorie, indican los profesores de St. Andrews.
El gran Gauss

Tras leer los aportes de Lagendre, Germain decidió estudiar la teoría de los números y se encontró con el trabajo de otra luminaria de las matemáticas de los siglos XVIII y XIX: el alemán Carl Friedrich Gauss, considerado uno de los mejores matemáticos de la historia, si no el más brillante. 
El gran Carl Friedrich Gauss, considerado uno de los matemáticos más brillantes de la historia, leyó algunos de los trabajos de Germain y quedó admirado. 

Quedó fascinada. Así que nuevamente optó por asumir la identidad del señor LeBlanc para escribirle. Temía que al firmar como mujer fuese ignorada. 

En su carta elogiaba su libro Disquisitiones Arithmeticae y le presentaba algunas de sus propias ideas. 

"Gauss, por su parte, se mostró complacido con la halagadora correspondencia del talentoso joven M. LeBlanc", cuenta Patricia Rothman, profesora del University College de Londres en su compilado Women in history of mathematics ("Mujeres en la historia de las matemáticas"). 

Hubo varios intercambios de correspondencia entre ellos. 
Una mujer al rescate

"Cuando en 1806, el ejército de Napoleón estaba en conflicto con las fuerzas prusianas, Germain recordó el destino de Arquímedes a manos de los soldados romanos y le pidió a un amigo de la familia, un comandante francés, que enviara a un emisario para proteger a Gauss", indica la autora.

 
Sophie Germain vivió en la convulsa Francia de finales del siglo XVIII e inicios del siglo XIX. 

La ayuda llegó y cuando el militar le dijo a Gauss el nombre de la persona que le había salvado la vida, el gran matemático se mostró muy agradecido y dijo: 

"Pero yo no conozco a ninguna Mademoiselle Germain".

Germain tuvo que escribirle para aclarar la situación y "(le dijo que) no era del todo desconocida por él pero 'temiendo el ridículo asociado con una científica femenina' había usado el nombre de M. Le Blanc", recuerda Rothman.

Gauss le expresó su admiración y elogió su talento y genio. 
Un problema de más de 300 años

El interés de Germain en la teoría de los números tuvo repercusiones que trascendieron los siglos.

 
El 1637, el francés Pierre de Fermat escribió una conjetura matemática que hizo que generaciones de matemáticos se rompieran los sesos tratando de dilucidarla. 

Una de ellas es su contribución para resolver el Último Teorema de Fermat, uno de los grandes problemas matemáticos que estuvo sin solución por más de 350 años y que finalmente resolvió el profesor de la Universidad de Oxford Andrew J. Wiles.

En 1995, Wiles publicó la respuesta correcta al dilema formulado en 1637 por Pierre de Fermat. 

El matemático francés había escrito que no había solución para la ecuación xⁿ + yⁿ = zⁿ, si "n" es un número entero mayor que 2 y "x", "y" y "z" son enteros distintos de cero. 
El aporte de Germain

Aunque Germain no lo resolvió en su totalidad, dio un paso importante al formular el teorema que lleva su nombre y demostrar que el Último Teorema de Fermat era cierto para algunos números.

 
El Último Teorema de Fermat cautivó a Wiles desde que tenía 10 años y no dejó de estudiarlo hasta que dio con la solución. 

"Germain logró probar para un particular tipo de ecuaciones que cuando 'n' es un número primo como dos veces ese número primo más 1 también es primo. Por ejemplo, si tomo el (número) primo 5 y lo multiplicó por 2 y le añado 1 es 11, ese también es un número primo. Esos números primos son llamados los números primos Sophie Germain: cuando duplicas un primo y añades 1 el resultado es también un número primo", explica Du Sautoy.

Fue así como nacieron los números primos de Sophie Germain: un número primo p es un número primo de Sophie Germain si 2p + 1 es también un número primo. 

Al probar uno de los casos de la enigmática ecuación de Fermat, Germain preparó el terreno para que otros científicos trataran de dilucidarla. Siglos después y tras varios años de dedicarse a ello, Wiles resolvería todos los casos del teorema. 

Du Sautoy señala que tomando en cuenta que ha sido "una de las ecuaciones más difíciles de entender" en la historia, la contribución de Germain fue muy significativa, más aún si se consideran las limitaciones que tenían las mujeres de su época. 
En el campo de la física 

Germain también hizo una importante contribución en el campo de la elasticidad y todo comenzó cuando la Academia de Ciencias de París abrió un concurso en 1809 sobre los experimentos del ingeniero alemán Ernst Chladni.

 
"Yo le agradecería (a Germain) el haberse convertido en una figura histórica a seguir por desarrollar matemáticas en su nivel más alto", dice Marcus du Sautoy, profesor de la Universidad de Oxford. (Foto: BBC/Big Wave Productions/Mike Cunliffe). 

Tras tres intentos (en los que fue la única concursante que se atrevió a presentarse), obtuvo el premio extraordinario de la Academia en 1816 por sus aportes a la teoría dinámica de la curvatura y del comportamiento de las superficies elásticas. 

Germain se convirtió en la primera mujer que recibía tal distinción y en la primera a la que se le permitía asistir a las sesiones de esa institución científica, pues sólo a las esposas de sus miembros se les dejaba entrar.

Pero pese a esos reconocimiento, aún sentía que la élite científica no apreciaba sus aportes y siguió trabajando como casi siempre lo hizo: aislada.

Aunque fue Germain la primera que intentó resolver un problema difícil (…) se le dejó por fuera"
Uno de los biógrafos de Sophie Germain 

O'Connor y Robertson recuerdan la reflexión de uno de sus biógrafos:

"Aunque fue Germain la primera que intentó resolver un problema difícil, cuando otros con mayor formación, habilidad y con más contactos construyeron sobre la base de su trabajo y cuando la elasticidad se convertía en un tema científico importante, se la dejó por fuera. Las mujeres simplemente no eran tomadas en serio". 
Un ícono

Quizás lo que la ciencia más le agradece a Germain no son sus extraordinarios aportes a las matemáticas y la física sino el ejemplo de perseverancia y amor por la ciencia que dio a lo largo de su vida.
 
Si alguna vez visitas París y te encuentras con una calle como esta... (Foto: Raphael Lorin)

  estarás caminado por la calle Sophie Germain (Foto: Raphael Lorin). 

"Aún estamos luchando contra el estereotipo de que las matemáticas es un campo dominado por hombres. Lo más importante para que las mujeres entren en este ámbito de la ciencia es tener modelos a seguir. Hoy en día contamos con muchos (…) pero tener figuras históricas como Germain es extremadamente importante. Por eso hay que celebrar su vida y sus contribuciones. Eso es lo que yo le agradecería: haberse convertido en una figura histórica a seguir por desarrollar matemáticas en su nivel más alto", indica el profesor Du Sautoy. 

Germain no se casó ni tuvo hijos. Se entregó a las matemáticas como lo hiciera el Arquímedes que la marcó en su niñez.

Murió en 1831, tras sufrir cáncer de seno. 

Su certificado de defunción no la identificaba como profesional, matemática o científica sino como "rentier" (rentista). 

El doctorado honoris causa que Gauss pidió para ella en vida, se lo acabó concediendo la Universidad de Gotinga tras su muerte.

Con los años se convirtió en un ícono de las matemáticas. 

La Academia de Ciencias de Francia concede anualmente el Premio Sophie Germain a los matemáticos que hacen importantes contribuciones a ese campo.

Muchos se preguntan cuántos aportes de Germain quizás siguen escondidos en las tantas cartas que escribió con la firma de Monsieur Antoine-August LeBlanc.

sábado, 14 de julio de 2018

Por qué sufren los jóvenes

Algunos padres creen que las preocupaciones de sus hijos son menores. Pero para ellos hasta una pelea con su amiga pueden ser un drama que derive en depresión. Estos son los temas que más les inquietan. 

 

Las angustias de los jóvenes son muy diferentes a las de un adulto y por ello en muchas ocasiones sus padres piensan que son irrelevantes y que las sobrepasarán fácilmente. Pero para ellos que una amiga les haga un desplante o ser rechazados por el grupo puede ser el fin del mundo. Según María Elena López, psicóloga de familia, los adolescentes viven con altos niveles de estrés y resulta preocupante que recurren al alcohol, el cigarrillo y las relaciones sexuales ocasionales para reducirlo.

Los padres solo ven los síntomas: la agresividad, los silencios, la rebeldía. Pero detrás de esas emociones hay muchos miedos que necesitan ser resueltos. Conocer las fuentes de intranquilidad es importante porque permite hablar con ellos con mayor precisión. Sentir que no llenan las expectativas académicas de los padres es un ejemplo. “Para ellos está situación es como cuando los adultos no le dan la talla al jefe. Les afecta la autoestima y pone en duda el amor que los padres sienten por ellos”, dice López.

En ocasiones los padres son hipervigilantes, pero otras veces minimizan estos problemas y creen que cualquier cosa que les preocupa se les va a pasar. Si no se aborda el tema es posible que haya frustración. “Evita que un problema escale y se vuelva mayor o que genere conductas inadecuadas”. Según López, la adolescencia es cuando necesitan más apoyo de los adultos porque esos sentimientos “rápidamente se pueden convertir en un estrés severo que les afecta todos los aspectos de la vida”. Hablar, además, ayuda a conocerlos mejor. Estos son los temas que con más frecuencia los jóvenes refieren como fuentes de estrés:

Redes sociales

La generación de jóvenes actual es la primera que ha crecido con teléfonos inteligentes y redes sociales. Para algunos, estos fenómenos tecnológicos podrían estar detrás del aumento de casos de depresión a esta edad. Si bien es cierto que las relaciones entre sus pares siempre han sido un motivo de preocupación, especialmente porque ellos sienten la presión de ser atractivos y queridos por los demás, con las redes sociales dichos asuntos han sido amplificados a niveles que rayan con la ansiedad. Esto se debe a que estas redes tienen medidas de popularidad en tiempo real a través de los “me gusta” y el número de seguidores de sus cuentas en dichas redes. Con estos aparatos es mucho más factible que puedan saber cuándo han sido excluidos de una actividad social por sus amigos o compañeros del colegio. “En las redes creo que hay más estrés que placer”, dice López. Según la experta, en estos espacios ellos deben sortear situaciones como “mantener una imagen, estar conectados todo el tiempo, no perderse de nada y hasta lidiar con desconocidos”, dice.

La presión por ser los mejores

Los jóvenes tienen una alta presión por el éxito en la medida en que su mundo se vuelve muy competitivo. En concreto les angustian las tareas pero en gran medida los exámenes debido a la gran presión de los padres y la familia por ser exitosos en el colegio. Hay que sacar buenas notas en el colegio para ganarse uno de los pocos cupos en la mejor universidad. Una vez allí deben preocuparse por ser los mejores para conseguir un buen puesto en las mejores empresas. “Las altas exigencias de los padres les angustian mucho”, dice López. A los adolescentes les preocupa su futuro pero no saben cómo manejar esa angustia. “Quieren las comodidades de vivir bien pero al mismo tiempo no le invierten mucho tiempo al tema”.

En otras palabras se debaten entre la presión de tener un buen desempeño escolar pero sin dejar a un lado el disfrute y la diversión. Jessica Feinberg, una trabajadora social de Estados Unidos dice que los jóvenes se hacen a menudo la pregunta “¿tendré éxito?, ¿Qué necesito para tener lo que quiero? ¿Estoy haciendo lo necesario para lograrlo?”

El rumbo del mundo

Los expertos en psicología señalan que esta generación es una de las más vulnerables frente a los problemas que sufre el planeta. Problemáticas como las matanzas en las escuelas, que pueden ver en tiempo real a través de sus cuentas en Twitter y Facebook, están en su lista de preocupaciones. También les angustia las condiciones desfavorables en que viven ciertos países como Siria. “Les inquieta aunque sea por un ratico”, dice López. También les preocupa el medioambiente, y por ello son más conscientes que los adultos de temas como protección de la fauna y flora silvestre, la deforestación y el cambio climático.

La sexualidad

Para los adolescentes gran parte de sus temores gira en torno a las relaciones sociales con sus amigos y con sus parejas. También les preocupan las relaciones de sus padres. Según López, las peleas que sus papás sostienen, la separación y el divorcio les generan gran desasosiego. A esto hay que sumarle el tema del sexo. No solo está la difícil decisión de perder la virginidad sino “como manejar el tema frente a los amigos. Es una información que comparten de manera abierta y se ven presionados a dar cuentas de cómo van en ese asunto”, señala López Como si lo anterior no fuera suficiente, los jóvenes también se angustian por su orientación sexual. Muchos dudan sobre en cuál de todas las categorías de LGTBI encajan. Los que ya lo saben sufren por cómo afrontarlo. “En principio ellos dicen, chicaneando, que el sexo es flow (un flujo), que no es nada que los inquiete, pero realmente no es así. La identidad sexual no es un tema light porque entre otras cosas ellos no pueden esconder estos asuntos con el sexo opuesto”, señala. Explica que esto se debe a que en las experiencias sexuales hay mil versiones de sus pares sobre cómo actuar, cuáles son los riesgos reales, qué es normal y qué no, y ellos no saben a cuál creerle, lo que es otro motivo de angustia.

Los desafíos de la vida

Hay retos de la vida que preocupan en todo momento y la adolescencia no es una excepción. Los expertos señalan que a los jóvenes les preocupa del presente la falta de tiempo, tener muchas actividades y no poder evacuarlas a tiempo y sentirse poco preparados para algo. También les angustia la falta de sueño. Esto se debe a que pierden mucho tiempo en el día con sus teléfonos móviles y otros aparatos digitales o a que se acuestan a dormir con esos dispositivos encendidos y eso les quita el sueño. Cuando ponen la vista en el futuro les inquieta el momento de dejar el colegio y entrar a la universidad o si lograrán conseguir trabajo y valerse por sí mismos. La psicóloga María Elena López también agrega temas como el manejo su libertad y sus emociones, la autoestima, la muerte de un ser querido especialmente si es de su edad, no crecer mucho, la situación económica de los padres, que trabajen mucho. “Los veo más preocupados que despreocupados”, concluye.

Si sospecha que su hijo está estresado, trate de hablar con él y determinar si es debido a alguno de estos temas. Si logra identificar la causa será más fácil ayudarles a manejar el estrés que les genera. Hay que recordar que cuando la angustia permanece por un periodo largo puede incidir en el bienestar de su hijo. Por eso, si su intervención no sirve, no dude en pedir ayuda profesional ya sea en el área de la piscología o de psiquiatría. Si no tiene acceso a estos profesionales, apóyese en los consejeros del colegio.

viernes, 13 de julio de 2018

Diez años en constante lucha contra la depresión que llegaron a su fin

Andrea Ortega padeció de este trastorno por 10 años y lo superó al encontrar la psicología positiva. 


Andrea Ortega es abogada y tiene una maestría en psicología social y otra en psicología positiva. 

Guerrera. Así se define Andrea Ortega, aunque no le gusta mucho describirse con esa palabra porque, según ella, tiende a asociarse con batallas y luchas. Sin embargo, esa ha sido su vida: una constante lucha contra la depresión, que la afectó por más de diez años. 

“Mi vida desde el principio no fue la más fácil del mundo, aunque siempre lo tuve todo”, cuenta Ortega, quien enfrentó su primer episodio de depresión a los 17 años, cuando parecía que ningún problema la afectaría: su familia estaba en armonía, tenía amigos, pareja, y estudiaba en Montpellier III, la universidad de sus sueños en Francia.

De un momento a otro, la tristeza, el miedo, el encierro y la angustia se apoderaron de ella. La depresión llegó sin avisar y sin ningún detonante. Según los médicos, la serie de episodios crónicos que le impedían dormir y comer fueron causados por un desequilibrio químico en su cuerpo.

Estos síntomas son comunes en los pacientes diagnosticados con depresión. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este trastorno mental afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, y en nuestro país lo padecen el 4,7 por ciento de los colombianos. 

“Llegué a pesar 39 kilos. Tuvieron que contratarme una enfermera porque no podía bañarme sola”. Aunque el panorama era difícil, culminó sus estudios por lo alto. No solo se graduó como filósofa, también obtuvo el título de abogada en la Universidad Javeriana, y su proyecto de grado obtuvo la distinción de tesis laureada.

Gracias a la perseverancia y la resiliencia que la caracterizan, pudo disminuir los efectos de la depresión. La medicina también la ayudó, y enfoques de la psicología –psicoanálisis y terapia cognitiva conductual– le permitieron parar de sufrir. Pero eso no era suficiente.

“Yo no solo quería parar de llorar. Quería tener bienestar, plenitud y felicidad de verdad”, asegura. Como una de sus aficiones siempre fue estudiar, a los 28 años viajó a Londres para hacer una maestría en psicología social. Allí descubrió la psicología positiva, la ciencia que la empoderó y le permitió hacer lo que ningún medicamento pudo: salir de la depresión.

Esta rama de la psicología, según Martin Seligman, director del departamento de Psicología de la Universidad de Pensilvania –donde Andrea estudió una maestría en esta ciencia–, es el estudio científico de las experiencias positivas y de los rasgos individuales que ayudan a mejorar la calidad de vida. A través de herramientas como la meditación, la atención consciente y la resiliencia, ayuda a alcanzar bienestar y plenitud. 

Hoy en día esta bogotana tiene 34 años y es soltera. Cuenta que los seres humanos somos muy distraidos, una condición muy humana. Y cuanto más desconcentrados estamos –sigue–, más infelices somos, porque cuando paramos de prestar atención enfocamos la mente en aspectos negativos de la vida.

“El mindfulness (o concepto psicológico sobre la atención plena) ayuda a que las personas se autocontrolen y se monitoreen respecto a lo que están pensando en determinado momento. Cuando yo empecé a practicar eso identifiqué pensamientos negativos y los transformé en positivos”.

Aclara que la ciencia positiva no pretende ver la vida color de rosa; más bien intenta que las personas acepten las situaciones sin ignorar los aspectos negativos, para que así puedan convertirlos en una oportunidad positiva.

Todas las premisas y herramientas de esta ciencia impactaron tanto su vida que hoy es la fundadora y directora del Instituto de Ciencias de la Felicidad Florecer, el primero en el país que se encarga de hacer investigaciones al respecto. 

Su trabajo permitió que Colombia fuera reconocida en el 2015 como uno de los tres países de América Latina en liderar el avance y la expansión de la psicología positiva, después de México y Chile. También preside la Asociación Colombiana de Psicología Positiva, y su interés por implementar esta ciencia la llevó, al principio, a enseñar en los colegios todas las herramientas que estudió y aplicó en su vida.
Un propósito mayor

Hace tres años, en el IV Congreso Mundial de Psicología Positiva, Andrea entendió que su vida volvería a cambiar cuando escuchó a Mihály Csíkszentmihályi, profesor de psicología y pionero de esta ciencia: “Ustedes deben empezar a trabajar por grandes problemas que afectan al mundo; trabajen por guerras, por el cambio climático, por la gente, por el hambre”.

Entonces comprendió que su propósito no podía ser la solo la educación. “Dimensioné que mi problema era pequeño comparado con el de ocho millones de víctimas del conflicto armado que tuvieron eventos traumáticos. ¿Qué está pasando con ellos?, ¿cómo los están ayudando?”.

Y así creó el programa ‘Ciencia para la paz’, que busca contribuir a la construcción de la paz en el país a través de investigaciones e intervenciones dirigidas a víctimas del conflicto armado y desastres naturales, población educativa, excombatientes, fuerzas armadas.

El proyecto ya tiene sus primeros resultados. Hace un mes publicaron el primer informe, ‘Aportes de la psicología positiva a víctimas del conflicto y desastres naturales en Colombia’, con base en 2.500 encuestas aplicadas a colombianos que sobrevivieron a la guerra en Córdoba y a la avalancha en Mocoa.

Encontraron que hacen falta protocolos para ayudar a las personas a superar situaciones dolorosas, y aproximadamente el 40 por ciento de los consultados manifestaron tener sufrimiento psicológico. Además, concluyeron que una de cada tres víctimas del conflicto presenta trastorno de estrés postraumático. 

Por eso asegura que el siguiente paso es crear un protocolo de intervención para acompañar a las personas que presentan estos trastornos, que, según ella “son un millón de veces peores que tener depresión”.

En paralelo a esa labor, también quiere ayudar a los ciudadanos a identificar si presentan síntomas de depresión o sufrimiento psicológico, ya que la mayoría tiende a guardar silencio. Para esto tiene dispuesta la aplicación y plataforma proyectosupervivientes.com. Las personas ingresan de forma gratuita y a través de una serie de pruebas pueden identificar aspectos de su personalidad y el grado de sufrimiento que tienen.

“Les ayudamos a identificar el nivel de resiliencia, de esperanza, de perdón, de crecimiento postraumático. Se crea un perfil personalizado de datos, se envía al correo, y los resultados se pueden comparar a lo largo del tiempo”, cuenta.

Andrea ha creado esta serie de iniciativas porque entiende la dificultad que viven las personas diagnosticadas con depresión, pues lo vivió por más de una década. Ese tiempo le ha permitido entender las dimensiones de esta enfermedad y por eso quiere seguir trasmitiendo el mensaje que ella encarna: “es posible salir adelante, incluso cuando el mundo parezca que se va a acabar, siempre hay una salida. La psicología positiva puede ser una de ellas, pero cada persona decide cómo afrontar ese momento".

jueves, 12 de julio de 2018

Los adolescentes y el control de sus emociones

Un estudio determinó que el entorno social influye en la regulación emocional de los menores. 



Los investigadores destacan la influencia de los padres en la autoregulación emocional de sus hijos. 

El 16 de mayo se dieron a conocer los resultados de un proyecto de tres años entre la Universidad del Norte (Uninorte), de Barranquilla, con participación de Colciencias e investigadores franceses, que buscó entender la regulación emocional de adolescentes entre 11 y 15 años y hacer comparaciones entre sus distintos entornos.

Colette Sabatier, experta en psicología del desarrollo e investigadora del estudio, planteó que los primeros tres años de la adolescencia se entienden como “un periodo muy sensible a la regulación emocional”, debido a cambios biológicos, sociales y cognitivos en las personas. 

Su investigación se centró en entender cómo los adolescentes en ese rango de edad manejan sentimientos como rabia, tristeza, miedo, según los círculos en los que se desenvuelven.

Otro aspecto que estudiaron fue la relación entre estos y sus padres, para entender cómo los últimos influenciaban el comportamiento e interacciones de los menores. “El rechazo de los padres está unido a la incapacidad para regular las emociones”, afirmó Sabatier.

Por su parte, Dayana Restrepo, investigadora y estudiante del doctorado en Psicología de la Uninorte, estudió las estrategias que 288 adolescentes barranquilleros emplean para lidiar con la rabia, la tristeza y la ansiedad.

Los resultados indican que no hay diferencias en la forma como hombres y mujeres afrontan sus emociones. “En cuanto a la edad, hay una crisis de control emocionalentre los 13 y los 15 años; eso da luces para plantear programas de intervención para padres y orientadores”, destacó la académica. 

Agregó que las condiciones de vulnerabilidad dificultan el control emocional. “Encontramos que aquellos niños que viven en condición de pobreza inhiben la expresión natural de emociones como la tristeza”. 

Según su criterio, estos hallazgos permitirán incluir la mirada local en el estudio internacional y hacer comparaciones con los jóvenes de países como Francia e India. 

Hay una crisis de control emocional entre los 13 y los 15 años. Además, los niños en condición de pobreza inhiben la expresión natural de emociones como la tristeza 

Consejos de autocontrol

Alberto Castro, decano de la División de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad del Norte, señala que la autorregulación emocional implica que el joven aprenda a hacer momentos de pausa para reconocer sus estados afectivos.

“Se requiere un proceso pendular entre individualización y adaptación”, afirma. Es decir, que haya un equilibrio entre las necesidades individuales del joven y la aceptación del contexto en el que se desenvuelve. 

En este sentido, el decano destaca la importancia de que el joven llegue a acuerdos con su núcleo familiar. 

“La idea es que con cada pedido del joven los padres deberían solicitar un compromiso de su parte a cambio”, apunta. “Esto lo llevará a aprender a decidir y a tolerar la frustración, entre otras ventajas”.

miércoles, 11 de julio de 2018

10 Becas para estudiar marketing digital y mercadotecnia en el extranjero


¿Te gustaría estudiar y viajar a otro país?

¿Te encanta el marketing y quisieras realizar una formación en el extranjero?

Si has respondido afirmativamente alguna de estas preguntas, seguramente este artículo será de interés pues hemos recopilado becas para estudiar marketing en otro país.

Para ello hemos organizado las becas en dos tipos:
Becas para estudiar marketing en general.
Becas para estudiar marketing digital

Becas para estudiar marketing en general:
1. Escuela de Negocios Berkeley Haas

Las becas que concede la Escuela de Negocios Berkeley Haas invierten en los estudiantes que ingresan a los diferentes programas de tiempo completo en un MBA más de 8.5 millones de dólares anuales.

Lo mejor es que su sistema de selección se basa en los criterios de méritos y de necesidad. Y hay toda una variedad, que van desde las Becas del Dr. Tahir, becas de Tirado, becas de Impacto Social, Blue Duck y hasta una subvención para aquellas personas que hayan sido seleccionadas en el MBA para tiempo completo.

Estás becas para estudiar marketing en otro país tienen un periodo de duración de hasta dos años y se inicia el proceso de selección entre abril y mayo* de cada año. 
2. St Kovachev en Economía

Es una beca que te da la oportunidad de cursar estudios de Maestría, ya sea en Economía o en Economía de Negocios Internacionales. El pensum tiene contenidos relacionados con el marketing.

Esta beca se haya diseñada para brindar hasta £10,000 para la cobertura de la matrícula, de los cuales corresponderán sólo £7.700 para la matrícula y el restante (£2.300) para gastos personales de mantenimiento. Sus fechas para solicitarla se abren en junio de todos los años*.
3. Beca de la Fundación Carolina para Máster en Marketing digital

Es un convenio de ayuda entre la Fundación Carolina y IMF Bussiness School, lo que supe que el seleccionado tendrá el 100% del coste de la matrícula del Máster en Marketing Digital totalmente paga, además de que incluirá el coste de un seguro médico (no así el farmacéutico).

Adicionalmente la beca cubre el billete de ida y vuelta desde el país de América Latina hasta España y te ofrece la posibilidad de competir por obtener un crédito educativo para tus gastos de alojamiento.

Las solicitudes están abiertas a partir del mes de marzo* de cada año. 
4. Beca de la Fundación Carolina para Máster en Marketing Management

Con una duración de 430 horas aproximadamente esta beca para estudiar marketing tiene su sede en Madrid y la patrocina la ESIC Business and Marketing School.

Las solicitudes están abiertas a partir del mes de marzo* de cada año.
5. Beca de la Fundación Carolina para Máster de Comunicación y Marketing Político

Esta beca para estudiar marketing tiene su sede en Obregón, Madrid, y se da gracias al Centro de Estudios Superiores de Comunicaciones, Marketing Político y la Universidad de Alcalá. Tiene un plazo de duración de 9 meses.

Las solicitudes están abiertas a partir del mes de marzo y hasta julio* de cada año.
6. Beca de Maestría en Negocios Internacionales

Esta beca para estudiar marketing tiene una duración de año y medio y está orientada a realizar los procesos de marketing entre organizaciones, exportadores y fabricantes de bienes industriales a nivel global para la promoción del comercio.

El periodo de solicitud de la beca se abre todos los años en el mes de abril*.
Becas para estudiar marketing digital:
7. Beca para Maestría en Ciencias en Marketing Digital y CRM

Está beca tiene una duración de tres meses, los estudios se realizan en el idioma inglés y se imparte en la ciudad de Lille en Francia.

La cobertura de esta beca para estudiar marketing es de € 15,000 y abre su periodo de solicitud en septiembre* de este año.
8. Beca para Máster en Liderazgo en Comunicación Digital

Forma parte del Programa Erasmus Mundus, programa financiado por la Unión Europea y se lleva a cabo con la colaboración del Departamento de Estudios de Comunicación Paris, la Universidad de Aalborg (Dinamarca) y la Universidad Libre de Bruselas (Vrije Universiteit Bruseel).
9. Beca para MSc Digital Marketing & Analytics Scholarships

Esta beca cubre el cincuenta por ciento del costo de la matriculación. Las tarifas de la carrera.

El periodo de solicitud de la beca abre en marzo* y finaliza en mayo* cada año.
10. Becas en Gerencia de Marketing y Data Literate para el Futuro Digital

Financiación patrocinada por la Escuela de Negocios Emlyon especializada en Marketing Digital y en Ciencia de Datos. Es una beca dirigida a la formación de los llamados tecnólogos del marketing.

La ventaja de esta beca es su exclusividad, por ahora, es la única disponible que combine ciencia digital y datos con los llamados Business Analytics.

Lo que significa que vas más allá del típico marketing digital y se especializa en lo que lo hace funcional y cómo se podría adaptar y reaccionar a las nuevas tecnologías para la comercialización de productos y servicios.

El programa se imparte en París, tendrás un viaje a Milán por un semestre y un viaje a Boston durante unas semanas para completar tu formación.

La duración del programa es de 16 meses.

El período de selección inició en noviembre del 2017* y termina en julio del 2018*.

Es importante destacar que continuamente están abriendo solicitudes para más becas y convocatorias relacionadas con el marketing. Te recomendamos visitar la página oficial de la beca de tu interés para verificar las fechas de la solicitud, pues esta información puede ser modificada sin previo aviso.