miércoles, 1 de marzo de 2017

Las 5 claves de la paternidad de los 'millennials'

Estudio define los parámetros de la nueva generación.

Los 'millennials' están entendiendo la familia como un equipo, donde los padres son una suerte de entrenadores.
Los 'millennials' están entendiendo la familia como un equipo, donde los padres son una suerte de entrenadores.
Si hablamos de paternidad, los estereotipos de antes ya no sirven. A medida que el clásico modelo biparental abre espacio a nuevos formatos de familia, los conceptos asociados con la paternidad han ido cambiando, influenciados por el impacto que las nuevas tecnologías están teniendo en la vida puertas adentro.
La consultora internacional de tendencias Engine Group Cassandra se propuso investigar este fenómeno. Luego de encuestar en línea a mil padres ‘millennials’ en Reino Unido e igual cantidad en Estados Unidos, desarrolló el informe Modern Parents Report (Informe de la Paternidad Moderna). La pesquisa se hizo entre marzo y abril pasados y sus resultados fueron publicados en julio.


¿De qué maneras se expresa este nuevo enfoque de la paternidad? Desde su oficina en Nueva York, Melanie Shreffler –directora del informe Cassandra– cuenta qué encontraron.

Adiós a la ‘trampa parental’
La perfección no es un ideal en la mente de un ‘millennial’. En el estudio Cassandra, el 60 por ciento de los padres en EE. UU. y el 58 por ciento en Reino Unido aseguran que no existen “expertos” en crianza. Como respuesta, tampoco aspiran a hacer su tarea siguiendo instrucciones o manuales.
Ocho de cada diez padres ‘millennials’ se sienten capacitados a la hora de preparar a sus hijos para el futuro. Algunos expertos lo han interpretado como una estrategia de defensa frente a la sobreabundancia de información en redes sociales y Google. Pero hay también otra explicación: según Melanie, los ‘millennials’ están siendo más relajados con sus hijos y evitando sobrecargarlos con tareas extraprogramáticas, porque así tienen tiempo para desarrollar la imaginación y creatividad, dos valores que atesoran más que generaciones anteriores.
La tecnología, aliada
Esta es la primera generación en la que tanto padres como hijos comprenden y valoran las nuevas tecnologías. Mientras los padres un poco mayores –de 40 años hacia arriba– se empeñan en controlar el acceso de sus hijos a teléfonos inteligentes, consolas y juegos en línea, los ‘millennials’ prefieren usar estas herramientas a su favor.
“Buscan ‘microlazos’”, dice Melanie Shreffler, “esos momentos en los que la tecnología acerca a personas que no están juntas. Padres chatean con sus hijos desde las oficinas cuando estos están en el colegio, comparten videos o hacen ‘snapchatting’. Según el estudio, uno de cada cinco padres se comunica por video con sus hijos con frecuencia. Melanie dice que los padres valoran estos momentos porque se dan cuenta de que es cada vez más difícil encontrar tiempo de familia en el sentido tradicional del concepto. En EE. UU. apenas el 43 por ciento de los padres ‘millennials’ se esfuerzan por comer con sus hijos al menos una vez al día. En Inglaterra, la cifra baja al 37 por ciento.
Esto no quita que los padres teman que sus hijos puedan encontrar en las redes información inadecuada. Pero su respuesta a esto es la proactividad: están hablando de estos temas lo antes posible.
Ser padres, trabajar mejor
El concepto de “tenerlo todo”, es decir, lograr un buen equilibrio entre trabajo y vida privada, es vital para la generación ‘millennial’, que no está dispuesta a transar demasiado, solo por abultar sus ahorros, ni cree en el sentido tradicional de “hacer carrera”, sino en el trabajo como fuente de satisfacción personal. En esta búsqueda, precisa Melanie Shreffler, han descubierto que al tomar tiempo para sus familias, no solo regresan al trabajo como personas más felices, sino también más productivas.
En el estudio, el 89 por ciento de los encuestados en Estados Unidos y el 84 por ciento de los ingleses dijeron que trabajaban mejor desde que habían tenido hijos.
“En focus groups, muchos dijeron haber notado que se habían vuelto más innovadores y eficientes desde que habían tenido hijos”, acota Melanie. Atribuyen esto al hecho de que ser padres los había hecho ser más creativos en su propia vida, y que estas habilidades se habían movilizado hacia sus oficinas y puestos de trabajo.
La familia es un equipo
Según el estudio, los ‘millennials’ están entendiendo la familia como un equipo, donde los padres son una suerte de entrenadores. Son líderes, más que jefes. Pero el equipo de los ‘millennials’ trasciende a la familia: también incluye a los amigos.
“Los están considerando como familia, en parte porque muchos se han ido a vivir lejos de sus redes familiares. Esos amigos están más cerca cuando se necesita ayuda”, dice Melanie. Si hay que contratar a alguien, ya no es como antes. “A medida que los padres ‘millennials’ van tomando más trabajos informales, con horarios poco convencionales, se van poniendo más creativos para resolver el tema del cuidado de los niños. Ya no tendrán una sola cuidadora, irán cambiando según lo necesiten. Es una ventaja, porque permite contratar a cuidadores con diferentes fortalezas”, dice Katie Bugbee en Care.org.
Para la psicóloga Eliana Heresi, la idea de familia como equipo es una metáfora interesante. “Puede ser útil para transmitir a los hijos la idea de que todos están involucrados en una tarea común: el desarrollo familiar. Esto puede ser fácilmente comprendido por ellos y resulta menos autoritario que basarse en las diferencias de edad.
Cuidar a los niños: valor sin género
Uno de los hallazgos más sorprendentes del estudio fue constatar cómo la generación ‘millennial’ no hace distinciones de género en roles asociados a la paternidad. El 32 por ciento piensa que aún hay un estigma en torno a los hombres que se quedan en la casa cuidando niños, pero, a la vez, el 33 por ciento cree que también hay prejuicios con las mujeres que hacen lo mismo. Para los ‘millenials’ de ambos sexos, estar a cargo de los hijos es un motivo de orgullo.
El 49 por ciento de los hombres que hacen esto dicen estar felices con el rol, y el 34 por ciento se sienten valorados porque lo que están haciendo es reinventar el rol del cuidador. Tienen en las generaciones anteriores pocos ejemplos.
Los ‘millennials’, dice el estudio, están desafiando los roles tradicionales y aceptan que los hombres muestren sus lados “blandos”. A medida que los varones asumen roles más activos como padres, hallan maneras creativas para manejar responsabilidades, formas propias de hacer desde las trenzas de sus hijas hasta el cambio de pañales, a su modo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario